eng | esp

Ego ergo sum

 

Alopecia inducida. Óleo sobre lienzo. 130 x 100 cm. 2010

Tanto en la Historia de la Humanidad como en la Historia personal, el encuentro con el Otro tiene un papel determinante en la formación del ser humano, tanto como colectivo como a nivel individual.

El paso preparatorio para este encuentro es la intimidad, el lugar donde supuestamente conformar nuestro foro interno. Autores como J. L. Pardo y, fundamentalmente, su obra “La intimidad” me han servido como pilar para el acercamiento a este concepto.

Esta intimidad, esta soledad, es donde la “persona” es “más humano”, en palabras de Or­tega y Gasset. Pero también defiendo el concepto de “atención en estado de distracción” de W. Benjamin, la idea de esta pérdida de “ensimismamiento”.

Utilizo como metáfora la idea del retrete (lugar de retiro) con el fin de expresar este cam­bio. De cómo el retrete, junto a la introspección y concentración característica del siglo XIX o del retrete tradicional japonés de Tanizaki, ha pasado a ser un lugar de conformación de la máscara, en el término más frívolo y superficial posible.

Esta idea de máscara como presentación superficial del “soy como tú quieras que sea” está íntimamente relacionada con la conformación del alter ego, hoy tan expuesto al público en redes sociales tales como Flicker, Facebook, etc.

En mi línea de trabajo actual realizo “retratos” de personas dando mucha importancia a la pose, como frente al espejo o frente a la webcam. Trabajo con la conformación de la máscara y su exhibición. Los personajes que retrato miran directamente al espectador, confundiendo la idea de mirar con la de posar, creando así una imagen ambigua especular.

 

Ego ergo sum . Óleo sobre lienzo. 195 x 130 cm. 2010

 

488 amigos . Óleo sobre lienzo. 195 x 130 cm. 2010

 

Cheshire. Óleo sobre lienzo. 195 x 130 cm. 2010

 

Yo también leo a Schopenhauer . Óleo sobre lienzo. 195 x 130 cm. 2010

 

Ego ergo sum II . Óleo sobre lienzo. 30 x 60 cm. 2011

489 amigos . Óleo sobre lienzo. 30 x 60 cm2011